natural running

Natural Running: ¿Qué es y cómo practicarlo de manera exitosa?

Dicen que de alguna forma, siempre se vuelve a las raíces y eso es justamente lo que ocurre hoy con el natural running, una tendencia deportiva que va en alza y que, adaptada a nuestros tiempos, llegó para quedarse, siendo el perfecto ejemplo de un concepto moderno rescatado del pasado, en que se busca simular lo más posible la sensación de correr descalzo, pero sin estarlo.

 ¿Qué es el natural running?

El natural running es una técnica específica de carrera inspirada en el movimiento natural del pie, en que se utilizan zapatillas de correr con una forma tan similar a como pisa el pie descalzo. La idea del natural running es eliminar el vicio que hemos ido adquiriendo con el calzado tradicional de entrar siempre con el talón, y por el contrario, realizar el aterrizaje con el metatarso (parte delantera del pie), reduciendo así la magnitud o carga del impacto y logrando una mejor amortiguación.

Te puede interesar: calzado de runnnig para mujeres.

Este tipo de carrera permite correr de una manera más natural y libre, proporcionando ciertos beneficios biomecánicos, respaldados por un exhaustivo estudio realizado por la Universidad de Harvard. Entre ellos encontramos que proporciona más eficiencia y cadencia, un aterrizaje más gradual e instintivo, mayor sensibilidad y control, obliga a los músculos de pies y piernas a trabajar más, haciendo entrar en juego todo el tren inferior lo que como consecuencia, produce que el ejercicio sea más completo y el esfuerzo mejor distribuido.

Además, cabe recalcar que las zapatillas tradicionales de running modifican nuestra forma de andar y correr, alterando la postura corporal y disminuyendo la eficacia de músculos y articulaciones.

Te puede interesar: calzado de running para hombres.

¿Cómo conseguir una práctica exitosa de natural running?

La clave para conseguir practicar el natural running de forma exitosa y sin riesgos ni consecuencias negativas para nuestros pies, es eligiendo el calzado deportivo adecuado, ahí está la clave. Para poder iniciarse y mantenerse en este tipo de carrera, debes utilizar unas zapatillas específicas para este fin, es decir, más ligeras, con poca amortiguación y con menos diferencia entre la anchura de la punta y el talón.

Hay una amplia gama de zapatillas para esta técnica, como zapatillas minimalistas, zapatillas de natural running propiamente tal y también calzado barefoot, el cual no tiene nada de amortiguación y sólo lleva una suela de protección para evitar lesiones de la piel de la planta, teniendo cero drop (cero diferencia de altura entre el talón y el antepié).

La idea es que comiences de manera progresiva, con un período de adaptación de mínimo 12 semanas en que se va aumentando de forma gradual la distancia y velocidad de la sesión, como también se puede ir alternando entre zapatillas para esta técnica y zapatillas tradicionales, junto con  comenzar corriendo en terrenos más blandos, para luego introducirte en aquellos más duros.

Es importante tener en cuenta que no todo runner es apto para esta disciplina, ya que hay quienes han perdido sensibilidad en los pies, padecen alguna deformidad o sufren de sobrepeso, casos en los que es recomendable consultar un especialista.

Salming lleva la delantera

Salming es pionero en términos de natural running, pues fue hace 10 años que entró al juego de esta disciplina. Actualmente ofrece una amplia gama de zapatillas para correr con atractivos diseños, poniendo su foco en los detalles y en la variedad de calzado que se utiliza para practicar de manera exitosa el natural running. Líneas de calzado profesionales y para todos los gustos, en que seguro encontrarás la que más se adapte y acomode a tus necesidades y estilo, ofreciendo las mejores zapatillas de running del mercado, pues están creadas especialmente para soportar el desgaste de las carreras de larga distancia.